"Aerosilla" (Cuento Propio)

“¿Ficción o realidad?, difícil de explicar.”

Los primero rayos de sol impactaron contra mi rostro, forzándome a abrir los ojos y despertar de un sueño profundo, parecía que venia de una borrachera increíble, me dolía la cabeza, y tenia ganas de vomitar, al volver a la realidad, me di cuenta que estaba en una aerosilla, solo, andando por montañas y montañas sin fin, si en una aerosilla, sucia, oxidada y en mal estado, suena muy extraño, era una mañana temprano, veía las otras aerosillas que volvían, pero todas vacías, las montañas cubiertas de nieve, sin ninguna rastro de ser vivo, bueno, supuse que me había quedado dormido en el trascurso del viaje, pero no tenia noción de cuanto tiempo había dormido.
Los skies estaban dañados, y mi campera algo sucia, hacia un poco de frío, y de a poco se comenzaba a nublar, de repente vi algunas personas por debajo de mí, trate de gritarles y preguntarles cuanto faltaba para llegar a la cima, pero no me escuchaban.
El tiempo pasaba y la aerosilla seguía su rumbo, ya se estaba tornando turbio, me parecía totalmente raro que aun no llegaba, la noche y el frío ya se apoderaban del ambiente, y los nervios se hacían presentes,  a lo largo comencé a apreciar unos destellos de luz, que cada vez  hacían mas graves, decidí recostarme, tranquilizarme y mirar el cielo, sin una estrella , nublado, con ganas de llover, empecé a reflexionar que podía estar pasando, pero algo me distrajo, ahora los destellos se desplazaban de un lado al otro en el cielo, parecía de película, pestañee y pestañee, hasta que los destellos se fueron, levante la cabeza y ,juro por Dios, que ahora si me asuste, en vez de subir hacia la cima, estaba bajando, demasiado extraño para creerlo, la niebla disipaba todo alrededor. Ya no sabía que mas hacer, decidí dejar una pequeña “N” marcada en el extremo de la silla, ante cualquier cambio de último tiempo.  Acaso era un sueño, mientras debatía conmigo mismo, unos pequeños ruidos se oían de atrás, con la niebla no pude lograr ver que era, cuando me doy vuelta nuevamente hacia delante veo una figura un tanto fantasmal viéndome desde la aerosilla siguiente, los ojos tiesos y luminosos, mirándome fijo y directo,  trate de hacerle señas y le grite con mucha fuerza, pero no daba un gesto de vida, no obstante, oí otro ruido proveniente de atrás, ni más ni menos que otro fantasma, y en la aerosilla contigua, otro, y otro, así hasta que logre disipar a todos los fantasmas en sus respectivas aerosillas, estaba más que claro, todo era un sueño, todo eso era irreal. Todos mis delirios fueron interrumpidos por un salto y abarrote por parte de estos seres, uno de ellos se colgó en mi aerosilla, causando que esta se tambalee, mi mochila se cayó, mi abrigo también, pero lo peor no era eso ahora  veía a ese ser más de cerca, alto, grande, cubierto de pelaje, garras afiladas, ojos bien grandes y una mandíbula cubierta de dientes, y con instinto asesino.
Permanecí inmóvil, mientras este me observaba fijo, cuando trate de tomar uno de mis skies, el infame mordisco de la bestia hirió mi brazo y seguido mi entrepierna, los gritos de dolor y la sangre cubría todo el panorama, era el fin, la pesadilla acabaría de la peor manera, mis ojos tiesos y mi corazón latente no sabía qué hacer, estaba sin salida alguna, me arme de valor y trate de golpearlo o empujarlo, fue un entre pleito extremo, mi vida corría peligro, golpee a mas no poder, arrojando mis puños por doquier, pero no era suficiente la criatura seguía saltando, subiendo, empujando, cambie de posición hacia el extremo de la aerosilla, una pierna la tenia inmóvil, me levante como pude y no me quedo otro remedio que colgarme del cable conector, pero la insaciable bestia imito la acción, no tuve otra opción, me abalance contra ella, pero no había salvación su fuerza era infinita, rendido deje caer el cuerpo y mientras era devorado, entres llanto y agonía, pude observar la salvación, el final del recorrido estaba próximo, sabía que debía lograr llegar hasta ahí, así que enterré mis dedos en el interior de los ojos de la criatura, cuando estaba casi ciega, asfixie su cuello para ganar tiempo y llegar al final, medio muerto, tenía la bestia encima, pero ya casi llegaba, tan solo estaba a unos pasos, -lo lograré, lo voy a hacer- repetía, cuando finalmente toque suelo firme. Todo se interrumpió.
-Disculpe, señor, ha llegado al final del trayecto, creo que le gano el sueño- esas palabras provenían del guarda del cerro.
Totalmente consciente, pude ver que mis estado estaba optimo, la aerosilla estaba intacta, el día soleado y la montana rodeada de personas. Baje de la aerosilla y camine firme por la nieve, cuestionándome si todo fue un sueño, una alucinación, pero lo importante era que estaba en el realidad, vivo y sano. Mientras me encaminaba a la salida del cedro, observe, con todo el temor y nerviosismo, la pequeña “N” marcada en una aerosilla, de no cree que todo no fue un sueño, todo había sido real, corrí gritando que detuvieran el sistema, pero nadie me oía, seguí gritándole a la persona que iba subiendo en esa máquina infernal, pero era muy tarde, la dicha aerosilla se elevo por los cielos, alto y lejos, mientras la niebla se apoderaba del lugar, los truenos se hacían presentes y las nubes negras tornaban el bello cielo de oscuridad.