Requiem for a Dream (2000)(Critica)

Requiem for a Dream es una película dramática estadounidense del año 2000, basada en la novela homónima de Hubert Selby Jr de 1978.Fue dirigida por Darren Aronofsky y protagonizada por Ellen Burstyn, Jared Leto, Jennifer Connelly y Marlon Wayans. La trama se centra en la vida de Harry Goldfarb (Jared Leto), su madre Sara Goldfarb (Ellen Burstyn), su novia Marion Silver (Jennifer Connelly), y su amigo Tyrone C. Love (Marlon Wayans), quienes cada uno de ellos se verá involucrado en un mundo de drogas, obsesiones y excesos que desencadenaran las peores historias.

Directo, una palabra que define ampliamente a esta película. El tan querido y amado Harry, quien alguna vez fue una buena y considerada persona, hoy en día se pasa los días volcando su vida en las drogas y el sexo, arrastrando con él a su pseudo mejor amigo y a su sensual y bonita novia a un pozo profundo sin vuelta atrás. Por detrás de el esta su madre, una adicta televisiva cuya obsesión por la farándula la llevara a la perdición. Una película fuerte de a momentos y reflexiva por otros, contando con grandes actuaciones de Leto y Burstyn, una temática siniestra y penetrante, un OST perfecto y escenas tan bien grabadas, que se insertan directo en nuestro interior logrando así que encarnemos la piel de cada personaje , en donde no lograremos disipar la realidad de la ficción. Obra maestra del genio de Aronofsky.